SABIO CONSEJO


Preguntarle al destino “¿Qué más puede pasar?” es peligroso y poco aconsejable, pues es bien sabido que el destino tiene un humor retorcido y una imaginación sin límites.

1 comment:

daniel said...

el destino es bien ojete...

CHANGE YOUR WAYS